EL CORTIJO DIGITAL
http://hoyodemanzanares.blogspot.com





©EL CORTIJO DIGITAL

Periódico digital de la zona noroeste de la Comunidad de Madrid. Información general, articulos, opinión y actualidad municipal de Hoyo de Manzanares


This page is powered by Blogger. Isn't yours?
 
(EL CORTIJO DIGITAL, 25 de junio de 2004)

11-M. Una comisión sin luz ni taquígrafos

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


Se veía venir. Se ha materializado el acuerdo PP-PSOE en torno a la investigación de los terribles atentados del 11-M. Ha habido consenso. Ni el PSOE ni el PP pedirán la comparecen-cia de Aznar, ni de Rodríguez Zapatero. No hay acuerdo sobre el alcance político de la investigación pero los responsables políticos comparecerán en último lugar. Sorprendentemente, ni populares ni socialistas llamarán a declarar a los directores de medios informativos como la SER o PRISA, tan activos en aquellas fechas. Ninguno de los dos grandes partidos nacionales, enfrentados tras el fatídico jueves negro, quiere hacer sangre al otro. Se pretende cubrir las apariencias y salvar la cara. Trágica noticia para la ciudadanía y para la democracia española ante los hechos más graves de nuestra Historia reciente.

La tibieza con la que se afronta la investigación, y las clamorosas incomparecencias pactadas -por mucho que lo nieguen sus protagonistas- sugieren un vergonzante acuerdo de no agresión entre el PP y el PSOE que, si se confirma, trasformará la comisión en un auténtico fiasco y una trampa formidable para las expectativas del PP como alternativa de gobierno. Un jarro de agua fría sobre el conjunto de la sociedad española, que exige saber lo que realmente ocurrió el 11-M, y que no va a aceptar el pasteleo de una comisión de investigación viciada, sin luz ni taquígrafos, sobre unos hechos que han supuesto la mayor tragedia terrorista de la Historia de España.


[Inicio]



(EL CORTIJO DIGITAL, 21 de junio de 2004)

Periodistas peligrosos

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


Transcurría la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que adoptó la ovárico-testicular decisión (consecuencia natural de la estricta paridad sexual del Gobierno socialista) de anular, por decreto, el Plan Hidrológico Nacional (PIH) Un ejemplo más de democracia ejemplar, plural y dialogante. La de los principios de humildad, ansias infinitas de paz y amor al bien con la que ZP ha decidido obsequiarnos a todos desde su púlpito monclovita.

Comparecían ante los medios informativos la vicepresidente primera del Gobierno, Fernández de la Vega (FEVE), acompañada por la versátil Cristina Narbona (CRISNA), ministra de Medio Ambiente y amante esposa de José Borrell, flamante campeón de la guerra de Irak en las recientes elecciones europeas. Las fanfarrias del poder, a los sones de la “new age” caffareliana, la del nuevo amanecer socialista donde prevalecería el derecho a la información sobre los intereses partidarios, fueran del color que fueran -(FEVE dixit)- habían llamado desde la Moncloa a la mansedumbre de una rueda de prensa, irónicamente plena de libertad, pluralismo e independencia informativa.

Pero, de improviso, aparecieron los hados de las ondas e iluminaron con su varita mágica el verdadero rostro de la democracia zapateril, esta vez por boca de su vicepresidenta primera, Fernández de la Vega. Un micrófono abierto, como el providencial del 23-F durante la ocupación del Congreso -o el guasón del “manda huevos” de Trillo-, nos permitieron apreciar en todo su esplendor el profundo respeto a la libertad de expresión y al pluralismo político que anima al Gabinete del presidente Rodríguez.

Al parecer, entre los periodistas presentes se habían camuflado un grupo de profesionales pertenecientes a medios no socialistas -quien sabe si liberales- alejados de los sectores gubernamentales que, como rémoras al tiburón, acompañan siempre al poder. La sagacidad y fino olfato de FEVE les había detectado, por lo que, cuando terminaba la rueda de prensa, negó la palabra a tan impertinentes reporteros, explicando a CRISNA que en la zona desde donde se le solicitaba la palabra se sentaban periodistas “muy peligrosos”, según recogieron los micrófonos de la radio y las cámaras de televisión.

La conversación entre ambas, en tono tan bajo que era apenas audible en la sala -pero nítidamente registrada para la posteridad gracias a los hados radiofónicos- fue la siguiente:

-FEVE: "La última, la última. Por ahí".
-CRISNA: "Por allí nos miraban...".
-FEVE: "Sí, pero por allí son muy peligrosos".

Ya sabemos, por tanto, que para Fernández de la Vega (doña María Teresa) los periodistas no afines son elementos “muy peligrosos”. Con este concepto de peligrosidad se entiende perfectamente la purga del PSOE entre altos cargos y profesionales de las administraciones públicas, y su sustitución por personal afecto al régimen, al más puro estilo felipista.

Y más aún el aplastante ejercicio del poder, BOE en mano, a través de benéficos decretos y decisiones irrenunciables para salvaguardar el socialismo, la libertad y la democracia. Por eso la retirada de nuestras tropas de Irak, la LOCE o el PHN. O los nombramientos a dedo del director del CNI, del Fiscal General del Estado y de la directora de RTVE. O del presidente de Efe, o del fiscal Bermejo. O el pago del peaje político (algunos hablan de auténtica conjura) en el trascendente nombramiento de María Emilia Casas Baamonde -la magistrada que votó a favor de la excarcelación de la Mesa Nacional de Herri Batasuna y en contra de la impugnación por el PP del Plan Ibarreche- elegida presidente del Tribunal Constitucional gracias al voto tránsfuga de Guillermo Jiménez -magistrado del sector "conservador" del Alto Tribunal- en favor de la candidata "progresista". Como debe ser. Cuestión de talante.


[Inicio]



(EL CORTIJO DIGITAL, 19 de junio de 2004)

El eje de la prosperidad (Madrid, Valencia, Baleares)

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


Con envidia madrileña y serrana compruebo, un año más, el progreso
geométrico de Calpe, ejemplo espectacular de desarrollo, calidad de vida, recursos naturales e infraestructuras. A la sombra del Peñón de Ifach, sus logros son indicativos de hasta donde se puede llegar con un buen gobierno municipal y unas políticas acertadas como las de la Generalidad valenciana, respetuosas con la naturaleza, pero sin complejos ecológicos o medioambientales.

Y digo envidia, porque, además de disfrutar de la mar y de unos recursos naturales extraordinarios, cada vez que voy a Alicante -y más concretamente a Calpe-, constato cómo en la Generalidad han sabido superar las políticas excluyentes y restrictivas -sobre todo desde el punto de vista urbanístico- que han penalizado a tantos municipios de la sierra noroeste de la Comunidad de Madrid hasta convertirlos en auténticos vasallos de la capital, obligados a pagar el tributo del subdesarrollo social y económico de sus tierras y de sus gentes ante la demanda de servicios y expansión de Madrid, capital del reino.

Estos municipios de la presunta sierra rica madrileña han sido víctimas propiciatorias de las políticas "autonómicas" de quien fuera primer presidente de la Comunidad de Madrid, el socialista Joaquín Leguina, y las de su más inclito continuador y fiel discípulo, el popular Alberto Ruiz Gallardón. Ambos promovieron, o ampliaron, las funestas leyes de los Parques Regionales de Madrid que, por excluyentes y restrictivas, han transformado a los ayuntamientos damnificados en auténticos cortijos. A cambio de la generosidad indefensa de estos municipios -y de la ineptitud o la avaricia de muchos de sus alcaldes- hoy disfrutan de espectaculares carencias de infraestructuras y servicios esenciales, con décadas de retraso respecto de otros municipios limítrofes que, menos afortunados por la naturaleza -o con mejores y más honrados regidores-, han podido, y han sabido ponerse a salvo de los incontables "beneficios" que les hubiera otorgado la condición de Parque Regional, lo que les ha permitido generar riqueza, empleo y crecimiento económico.

Lo que ambos presidentes autonómicos han negado a los municipios del norte de nuestra Comunidad -en un ejercicio extraordinario de cinismo e insolidaridad- lo han derramado a manos llenas en el llamado "cinturón rojo" de la capital de España. Es como la antítesis del PHN (Plan Hidrológico Nacional), en versión urbanística. ¿Por qué la progresía oficial hablará de "calidad de vida" cuando quiere decir subdesarrollo, paro, falta de oportunidades y clamorosas carencias en materia de vivienda e infraestructuras en beneficio de unos cuantos?

Esta semana ha tenido lugar en Valencia un encuentro entre los presidentes de la Comunidad valenciana, Francisco Camps, y de Madrid, Esperanza Aguirre, para la constitución del llamado 'eje de la prosperidad', según la feliz denominación de Camps. Este acuerdo de cooperación agrupará a las Comunidades de Madrid, Valencia y Baleares, que aglutinan el 30% del PIB nacional. Esperemos que el buen criterio que en su conjunto ha inspirado la acción de Gobierno de Esperanza Aguirre, sepa aprovechar la brillante ejecutoria de sus socios mediterráneos. Y que la amplitud de miras y el bien común rescaten a tantos municipios madrileños asfixiados por la losa de los Parques Regionales, como Hoyo de Manzanares, líder indiscutible de municipios madrileños maltratados.

Ya va siendo hora de desmontar la falacia -que tanto gusta esgrimir a ecologistas y progresistas de salón-, del uso y disfrute de la naturaleza como argumento de "calidad de vida". Porque se da la tremenda paradoja de que las dos terceras partes de los espacios verdes boscosos de nuestra Comunidad siguen en manos privadas, y por tanto solo accesibles a sus legítimos propietarios. O sea, que en la Comunidad de Madrid -y en Hoyo de Manzanares con carácter absoluto-, continúa siendo cierto aquel chiste de El Perich, en el que un campesino le dice con sorna al señorito "cuando un monte se quema..., algo suyo se quema señor conde".

Calpe tampoco tiene esos problemas. El Peñón de Ifach (Parque Natural de la Comunidad Valenciana) es de titularidad pública, tras su adquisición por la Generalidad. En 1955 se derribaron las puertas que impedían el paso al túnel que da acceso a la cumbre. Y aunque como Parque Natural es un espacio que goza de una alta protección medioambiental -cuenta con más de 80 especies de aves entre nidificantes, migratorias y errantes y más de 400 especies vegetales con endemismos botánicos únicos en el mundo, como la Silene de Ifach (Silene hifacensis)- hoy, sin embargo, es visitable en su totalidad. La Generalidad valenciana, en colaboración con el ayuntamiento de Calpe, ha sabido armonizar el auténtico ecologismo, como expresión de respeto y protección de la naturaleza, con el servicio de los ciudadanos para que todos podamos disfrutar de tan espléndido parajes. ¡Que cunda el ejemplo en la Comunidad de Madrid, doña Esperanza!


[Inicio]