EL CORTIJO DIGITAL
http://hoyodemanzanares.blogspot.com





©EL CORTIJO DIGITAL

Periódico digital de la zona noroeste de la Comunidad de Madrid. Información general, articulos, opinión y actualidad municipal de Hoyo de Manzanares


This page is powered by Blogger. Isn't yours?
 
(EL CORTIJO DIGITAL, 24 de febrero de 2004)
(ESTRELLA DIGITAL, 24 de febrero de 2004)
(EL VIGÍA - MADRID PRESS, 24 de febrero de 2004)
(PERIODISTA DIGITAL, 24 de febrero de 2004)
(DIARIO DEL NOROESTE, 3 de marzo de 2004)


ZP «versus» PSOE

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


Sus allegados dicen que si «ZP» pusiera un circo le crecerían los enanos. Quizá la solución sea que, o bien no ponga un circo -como la campaña electoral que al más genuino estilo USA ha diseñado Pepiño Blanco para llevarle a la Moncloa-, o que no contrate enanos con ínfulas de gigantes.

En una democracia consolidada, como se supone que es la española, pocos ciudadanos están plenamente identificados con la totalidad del programa electoral de un partido político. Salvo adhesiones inquebrantables, los potenciales votantes de una opción política valoran, por encima de matices ideológicos, la coherencia entre los contenidos de un programa electoral y su ejecutoria, una vez alcanzado el poder. O la capacidad de sus líderes para armonizar la filosofía política que predican con su actuación, o para ejercer el liderazgo cuando tienen que tomar decisiones en la brega política cotidiana. Igualmente se valora la cohesión en su discurso político, no admitiéndose, en lo fundamental, un discurso geográfico o coyuntural, voluble o acomodaticio en función del lugar, o de las circunstancias. Y mucho menos si el acomodo se produce buscando, no el interés general, sino el beneficio político o personal, del candidato de turno. Estos hechos en nada contribuyen «a la recuperación de la confianza en las virtudes de la política como una excelente y civilizadora actividad humana», como propone Bernard Crick, porque a ellos se debe el descrédito que pesa sobre muchos políticos, y sobre la política en general.

La salud de nuestro sistema democrático -bipartidista «de facto»- precisa de un partido en la oposición, sólido y con implantación nacional, capaz de simultanear un estricto control y fiscalización del partido en el Gobierno con una leal colaboración en los asuntos de Estado, modulando la agobiante presión de independentistas periféricos y de nacionalistas excluyentes.

Lamentablemente, el Partido Socialista Obrero Español no responde a esas exigencias. El cheque en blanco que otorgó Rodríguez Zapatero a Maragall para su alianza con quienes buscan, no ya un Gobierno de izquierda, sino la independencia de Cataluña, fue un torpedo en la línea de flotación del PSOE. La renovación de su apoyo a Maragall, manteniendo su pacto con ERC tras la despreciable conducta de Carod Rovira y sus conversaciones con ETA, en contra del clamor de la ciudadanía (socialista o no) y de la sensata opinión de significados «barones» socialistas, como Bono, Ibarra o Chaves, que aconsejaban la ruptura con ERC, terminará por echar a pique las expectativas del PSOE como alternativa de Gobierno. Porque han sido la deslealtad y la villanía de Carod Rovira, junto al empeño de Maragall y el PSOE por mantener a cualquier precio la alianza con ERC -incluido el pacto electoral para presentar listas conjuntas al Senado- las que han erigido a ETA como protagonista indiscutible de la actualidad política.

Sin entrar en consideraciones programáticas, la puntilla a la credibilidad del proyecto socialista -clamorosa constatación de que «ZP» no gobierna en el PSOE- se la ha puesto Maragall al afirmar del PSC «Somos un partido hermano, pero independiente del PSOE». Mientras tanto, en las filas populares deben andar pletóricos porque... ¡así se las ponían a Fernando VII!

[Ver publicación en ESTRELLA DIGITAL]
[Ver publicación en EL VIGÍA - MADRID PRESS]
[Ver publicación en COLUMNISTAS - PERIODISTA DIGITAL]
[Ver publicación en DIARIO DEL NOROESTE]





(EL CORTIJO DIGITAL, 17 de febrero de 2004)
(EL VIGÍA - MADRID PRESS, 17 de febrero de 2004)
(PERIODISTA DIGITAL, 17 de febrero de 2004)
(LA RAZÓN, 18 de febrero de 2004)
(ESTRELLA DIGITAL, 18 de febrero de 2004)


Zapatero for President

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


La campaña electoral que desde la Secretaría de Organización del PSOE ha diseñado Pepiño Blanco para llevar a Rodríguez Zapatero a la Moncloa es, cuando menos, atrevida y novedosa. Que el Partido Socialista Obrero Español -marxista hasta hace apenas dos décadas- ponga en marcha una campaña electoral con todos los condimentos que harían las delicias de cualquier aspirante norteamericano –demócrata o republicano- a la Presidencia de los Estados Unidos, es todo un síntoma de la «nouvelle cuisine» que bulle en los fogones de Ferraz.

La campaña, presidencialista, pretende elevar a «ZP» a la categoría de líder cuasi espiritual, compendio de excelencias y prototipo de la «spanish way of life», del presente y del futuro, como si el candidato viniera del cielo y no representara a un partido que, azotado por profundas contradicciones internas, navega errático a contracorriente de una ideología que, con tal de llegar a puerto, se pretende arrojar por la borda como si fuera lastre, cuando debería ser su principal instrumento de navegación.

Por encima del amplio muestrario de multicolores objetos de «merchandising» electoral con los que nos va a obsequiar «ZP» durante su campaña electoral (caramelos, gorras, globos, camisetas o llaveros, entre otros muchos reclamos publicitarios) destaca el texto de la carta personal que la ecuación «RZ=ZP», con el slogan «merecemos una España mejor», va a buzonear a todos españoles pidiendo nuestro voto.

Es una patriótica carta que «mutatis mutandi», muy bien podría haber enviado Bush II a sus electores. Y conste que lo que me sorprende no es su contenido -que me parece excelente-, sino el cambio que, a borbotones, ha experimentado el remitente tras pasar por el fuego purificador de las nuevas cocinas de Ferraz. Así, nos dice: «me siento orgulloso de defender los intereses de mi país, los intereses de todos los españoles, en las próximas semanas». Y también que está «orgulloso de la España en la que he vivido y de las generaciones que hicieron posible este periodo de libertad y bienestar». O que «ahora es el momento de iniciar otra etapa (...) para que también nuestros jóvenes puedan sentirse orgullosos de la España en la que viven». ¿Quién diría que ésto no lo ha rubricado el mismísimo José María Aznar en carne mortal?

Tras un cambio de rumbo tan radical en la campaña socialista –producto de la demanda (encuestas de opinión) y de las técnicas de marketing y publicidad- quedan aparcados la mayoría de los credos socialistas, al menos hasta el 15-M. Ni hablar de federalismos asimétricos, apoyos a independentistas en Cataluña, desigualdades sociales por razón de residencia, pactos tripartitos, políticas económicas socialdemócratas o apuestas de «todo al 17» en las competencias exclusivas del Estado. Bien. Pero si todo eso es cierto ¿en qué ha quedado el socialismo español? Porque para ese viaje a la fantasía -decolorada e insípida- de los llamados renovadores de la nada-, tal vez la mejor opción sea quedarse en casa y disfrutar con el original. O sea votar al PP.

Y es que resulta asombroso que desde el paradigma de la «progresía» se recurra al arquetipo del denostado -y globalizador- neoliberalismo para conseguir lanzar al estrellato el producto «ZP». Y que el gobierno de España pueda depender de una buena campaña de mercadotecnia y publicidad. Como si fuera un cantante. O un detergente que lava muchísimo más blanco. ¿Zerá Posible? que diría un andaluz...

(*) Antonio Cabrera Salamanca es presidente del Partido Independiente de Hoyo de Manzanares

[Ver publicación en EL VIGÍA - MADRID PRESS]
[Ver publicación en COLUMNISTAS - PERIODISTA DIGITAL]
[Ver publicación en LA RAZÓN]
[Ver publicación en ESTRELLA DIGITAL]





(EL CORTIJO DIGITAL, 11 de febrero de 2004)
(PERIODISTA DIGITAL, 11 de febrero de 2004)
(ESTRELLA DIGITAL, 11 de febrero de 2004)
(DIARIO DEL NOROESTE, 12 de febrero de 2004)
(MADRID PRESS, 13 de febrero de 2004)


La teta de Janet Jackson
(Romance de alabanza)

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


Fue como un relámpago. Una descarga que estremeció a 140 millones de televidentes norteamericanos. Ocurrió durante la final de la "Super Bowl", la liga de fútbol americano, algo parecido al rugby, pero en plan mucho más Rambo, con pinturas, protectores y cascos acorazados.

A los "Patriots" se enfrentaban los "Panthers", de Nueva Inglaterra y de Carolina, respectivamente originarios. Y p'a animar el cotarro, en uno de los descansos actuaba Janet Jackson -ya saben, la hermana de Michael Jackson, el famoso negro blanco- que hacía dúo con Justin Timberlake -el ex de Britney Spears, para que sepan todos ustedes de quien les estoy hablando- cuando tras un paso de baile, al terminar "Rock your body", la canción que interpretaron, sucedió lo inesperado. Como un volcán, de repente, emergió de su prisión una teta de la Jackson.

Era su teta derecha, esplendorosa y rotunda, un milagro sobrehumano. Era una teta perfecta, la teta de Janet Jackson, que pudorosa -o coqueta- ocultaba su pezón con una estrella en lo alto. Se pararon los relojes de los norteamericanos. Enmudecieron las bandas que tocaban en el campo y el estupor se adueñó de los norteamericanos. Y se armó la escandalera, los hipócritas -y los moralistas falsos- ofendidos, se indignaron. ¡Caray con el espectáculo! Las críticas de los políticos -y de los teleespectadores- todos juntos, hay que ver, Dios mío la que han montado. Sobre todo cuando, tras cruel interrogatorio, la artista reconoció que fue gesto premeditado, y que tan crecido crimen fue entrambos planificado. "De quitar esa parte del corpiño tomamos la decisión, después de muchos ensayos", dicen que muy compungida afirmó Juanita Jackson.

Aunque la MTV -la cadena musical que produjo el espectáculo- asegura que el suceso no había sido planeado, la National Football League (NFL), declaró su decepción por cuanto se había mostrado. Y que era poco probable que la MTV, en el futuro, se encargara de animar los entreactos, de la liga en los partidos de fútbol americano, reiteró la NFL, en áspero comunicado.

Michael Powell, director de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de inmediato ha ordenado abrir una investigación exhaustiva de los actos, empañados por "los trucos tan groseros -y tan zafios- como a todos ofreció la cantante Janet Jackson", pues "nuestros niños, padres y madres merecen algo mejor que tan soez espectáculo", concluyó muy indignado. La cadena CBS, en otro comunicado, lamentó profundamente el incidente mamario, mientras que arrepentida, la cantante Janet Jackson, pedía públicas disculpas a los norteamericanos, por tan inocente muestra de atributos tan doblados.

Pero tras este incidente del fútbol americano, se podrían ocultar intereses muy bastardos, como mantener pegada la audiencia al televisor -el "share" en los descansos- pues por aparecer, tan solo un segundo, en los televisores norteamericanos, Master Card, la Pepsi, Budweiser, Chevrolet o AOL pagaron 60.000 euros largos -que son casi 80.000 dólares- al actual valor del cambio. Y si lo quieren saber, pues que de ello no he hablado, por 32-29 el equipo de los "Patriots" a los "Panthers" les ganaron.

[Ver publicación en COLUMNISTAS - PERIODISTA DIGITAL]
[Ver publicación en ESTRELLA DIGITAL]
[Ver publicación en DIARIO DEL NOROESTE]
[Ver publicación en MADRID PRESS]





(GRUPO RISA - CADENA COPE, 5 de febrero de 2004)

Caperucita y el lobo
(Último documental de Julio Medem)



-- Dos realidades equidistantes.
-- El lobo también tiene derecho a comer.
-- El leñador debería haber dialogado con el lobo.
-- Medem entrevista a Odón Elorza y a Rodríguez Zapatero.
-- Y entrevista también a la madre del lobo, para comprender el      -- contexto sociopolítico que le llevó a comerse a la abuela.
-- La culpa de todo la tiene Aznar.


[GRUPO RISA - Audios de Caperucita y el lobo]





(EL CORTIJO DIGITAL, 4 de febrero de 2004)

Texto íntegro del discurso de Aznar
ante el Congreso de EE UU



«Señor Presidente de la Cámara de Representantes Señor Vicepresidente, Honorables miembros del Congreso. Señoras y Señores,

De todo corazón, agradezco la cálida bienvenida que me ofrecen esta mañana. Parece que han presentido mi propósito de pronunciar un discurso breve.

Representa un verdadero honor para mí, como parlamentario y como presidente del gobierno de España, dirigirme al Congreso de los Estados Unidos de América. Este hemiciclo es un símbolo vivo y admirado en todo el mundo de nuestro común anhelo de libertad y democracia.

No puedo dejar de recordar la emoción que supuso para los españoles la presencia en esta tribuna el 2 de junio de 1976, del Rey de España, Don Juan Carlos I, con ocasión de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia de los Estados Unidos.

En su discurso, Su Majestad el Rey destacó la importante contribución hispana a la formación e independencia de esta gran Nación. Los españoles vivíamos entonces momentos difíciles y delicados.

Nuestro Rey trajo a esta tribuna su visión de una España próspera y moderna y los deseos de libertad y democracia de todo el pueblo español. Hoy, 28 años después, España es una democracia plenamente consolidada.

El proceso de descentralización política iniciado con la Constitución de 1978 ha culminado con éxito. Somos una de las grandes naciones de Europa, miembros activos de la Unión Europea. Somos una Nación de 43 millones de habitantes, dinámica, abierta y emprendedora. Una sociedad que ha conocido la emigración y que ahora recibe inmigrantes de todo el mundo. Somos la octava economía del mundo. Para ello ha tenido una importancia decisiva nuestro ingreso en la Unión Europea.

Hoy somos una economía que crece con estabilidad y confianza. Una economía que crece por encima de la media de los países de la Unión Europea. Una economía que ha generado la mitad de los puestos de trabajo creados en Europa en estos años.

Esta España de hoy es plenamente consciente de que el crecimiento y la madurez comportan responsabilidades. Sabemos que debemos afrontar riesgos y asumir compromisos. Compromisos que hay que cumplir. Queremos un lugar de primera línea en la defensa de la democracia y del Estado de Derecho.

Con nuestros aliados y amigos. En los momentos buenos y en los momentos difíciles, con ellos compartimos valores y principios. Nuestro compromiso con la libertad es inquebrantable. Como inquebrantable ha sido el compromiso de los Estados Unidos.

Hoy quiero rendir público homenaje al pueblo norteamericano por su insustituible papel en la lucha por la democracia y la libertad. He tenido el privilegio de ser durante ocho años Presidente del Gobierno de España. He defendido siempre el valor y la vigencia de la relación atlántica para el bien de Europa, para la seguridad y estabilidad del mundo.

En estos años, he trabajado por ese objetivo primero con la Administración del Presidente Clinton y después con la del Presidente Bush. Precisamente, una de las grandes satisfacciones personales y políticas de estos años ha sido la relación que he podido establecer y desarrollar con estos dos grandes presidentes. No es extraño pues que hoy asistamos a un momento verdaderamente excepcional de nuestras relaciones.

La relación atlántica nos fortalece a europeos y norteamericanos. Hace del mundo un lugar más seguro y más libre. España, que trabaja intensamente en el proceso de unión europea, entiende que ese proceso sólo debe avanzar manteniendo y mejorando la relación atlántica. El vínculo atlántico está en el origen de la construcción europea.

Forma parte de su desarrollo y tiene que estar presente en su futuro. Lo pensábamos antes y lo pensamos ahora, a pocas semanas de que 10 nuevos países se conviertan en miembros de la Unión Europea.

Muchos de ellos sufrieron la tiranía comunista y ven en la Alianza Atlántica el garante de su libertad. Como europeo, no quiero otra alternativa a la relación atlántica. Querer una Unión Europea fuerte, como la quiere España, estar a la vanguardia europea, como lo está España, no significa trabajar por un contrapoder a los Estados Unidos.

Significa trabajar por una Europa Atlántica. Porque compartimos los mismos principios y valores. Y tenemos un interés común en defenderlos. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Señor VicePresidente,

Esos principios y valores fueron brutalmente atacados el 11 de septiembre de 2001.Nada puede compensar el dolor y el sufrimiento de aquel día infame. Los terroristas hicieron una vergonzosa exhibición de desprecio por la vida humana. Pero el pueblo norteamericano respondió con una admirable lección de civismo y responsabilidad.

Fue una de las páginas más hermosas de nuestra época. Los Estados Unidos no fueron los únicos atacados aquel 11 de septiembre. El terrorismo lanzó un desafío calculado a los valores que son centrales para la humanidad: la libertad, la decencia moral, la compasión y el respeto por la vida de los demás.

España ofreció desde la primera hora en el 11 de septiembre nuestra solidaridad activa y nuestro compromiso al gobierno y al pueblo de los Estados Unidos. Un compromiso que hoy renuevo solemnemente. Varios meses antes del 11 de septiembre, el Presidente Bush había mostrado en Madrid la solidaridad de Estados Unidos con España en la lucha contra el terrorismo que sufrimos desde hace demasiado tiempo.

Una solidaridad que se ha traducido en cooperación activa. Es un gesto que no olvidamos. Los Estados Unidos y España queremos que el Comité contra el terrorismo de Naciones Unidas tenga una utilidad real y efectiva.

Que se redacte y apruebe una lista mundial de organizaciones terroristas. Creo que debe escucharse permanentemente a las víctimas del terror. Hace menos de 10 días se reunió en Madrid el primer Congreso Mundial de víctimas del terrorismo. Ellas son el soporte moral que apoya nuestro combate contra el terror. Nos suministran valor y coraje. Pero también nos exigen responsabilidades y resultados. Demandan también justicia y reparación.

El terrorismo es injustificable. Arruina las causas que proclama defender. La causa política o religiosa que dice servir también se cuenta entre sus víctimas. Los terroristas deben saber que su único final es ser derrotados. Nuestra fuerza nace de la superioridad moral de los sistemas democráticos.

Como en otros momentos de la historia, la libertad triunfará sobre la barbarie. Hoy en Afganistán y en Iraq, se está desarrollando en este momento la fase más importante de la lucha contra el terrorismo. Los terroristas tratan de impedir que el pueblo iraquí sea dueño de su propio destino. No aceptamos en su momento que la legalidad internacional fuera vulnerada de forma reiterada por la tiranía de Saddam Hussein.

Seguimos comprometidos en la reconstrucción institucional y material de Iraq. Vamos a cumplir nuestros compromisos. Quiero en este momento rendir un sentido homenaje a todos cuantos han entregado su vida para devolver al pueblo iraquí su libertad, garantizar su seguridad y consolidar la democracia.

Ellos tienen nuestro reconocimiento y nuestra gratitud. La lucha contra la proliferación de armas de destrucción masiva es otro elemento común de nuestra búsqueda de un mundo más estable y seguro. Los avances en la lucha contra la proliferación de armas de destrucción masiva que hemos visto recientemente no habrían sido posibles sin la firmeza de nuestros planteamientos.

La amenaza que la proliferación de ese tipo de armas supone para la seguridad de todos es real. Su posible utilización por grupos terroristas es un riesgo ante el que no podemos permanecer inactivos. A este desafío, debemos hacerle frente juntos y con firmeza. Cerrar los ojos ante esta realidad, equivocarnos en el verdadero debate, en las auténticas prioridades, sería una grave irresponsabilidad que acabaríamos pagando caro en nuestra seguridad y nuestra libertad.

Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Señor Vice Presidente Nuestro vínculo atlántico es la libertad. Libertad en todos los ámbitos. Y gracias a esa libertad América del Norte y Europa son las dos áreas más prósperas del mundo.

La experiencia nos demuestra que el libre comercio es una fuente de crecimiento económico y de riqueza para todos. Por eso he propuesto recientemente, y reitero hoy aquí, la creación de un gran espacio económico, financiero y comercial entre Europa y los Estados Unidos, de aquí al año 2015. Podemos empezar una nueva etapa de crecimiento y estabilidad de la que también se beneficiará el resto del mundo.

Creo que la libertad trae prosperidad. Es lo que he intentado hacer en mi país desde 1996, mediante las reformas y la liberalización de la economía. Por eso también he impulsado las iniciativas en Europa que tienen como objetivo prioritario la liberalización, la innovación y la mejora de la competitividad.

Hemos construido una relación muy estrecha entre nuestras dos naciones, que tiene una dimensión iberoamericana. Iberoamérica es un continente clave para mi país. España es el segundo inversor del mundo en la región, detrás de los Estados Unidos.

Durante las últimas décadas, las naciones iberoamericanas han realizado un esfuerzo notable para consolidar regímenes democráticos y economías de libre mercado. De ahí también nuestro interés en fortalecer las relaciones entre Europa e Iberoamérica.

La relación atlántica no será completa sin la inclusión del continente americano en su totalidad. A medio y largo plazo, nuestro empeño conjunto debe ser constituir una verdadera comunidad de valores e intereses comunes, que incluya una gran zona de libre comercio. España está dispuesta a trabajar por ello.

Las comunidades hispanas de los Estados Unidos son una fuente de oportunidades inéditas e impensadas hasta hace muy poco años para esta futura sintonía entre los Estados Unidos, Iberoamérica y Europa.

He sido testigo privilegiado de esta realidad emergente y tan prometedora en Texas, Nuevo México, California, Nueva York y Florida.

Al nombrar este último Estado, veo que no debo pasar de largo de la isla de Cuba ni de su numeroso exilio. Como tantos españoles vengo de una familia con raíces en Cuba. La isla caribeña es una de las últimas anomalías históricas, no ya de las Américas, sino del mundo entero. Quiero reiterar aquí mi deseo y esperanza de dar pronto a Cuba la bienvenida a la comunidad de naciones libres.

Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Señor Vice Presidente Como Presidente del Gobierno de España, mi propósito ha sido aprovechar la confianza que me brindaron los españoles durante ocho años para trabajar a favor de una España más segura, más próspera, más comprometida y, por tanto, más respetada.

Nuestras dos naciones se conocen y se tratan desde hace más de 200 años. España fue un apoyo muy importante en la lucha por la independencia de los Estados Unidos. Luego, nuestras relaciones no siempre estuvieron presididas por el entendimiento. En todo caso, nunca había existido una época tan favorable para acometer grandes proyectos en común como la que ha empezado recientemente. Lo que hemos hecho juntos en estos años ha creado ya de hecho una relación fuerte. Una relación de países amigos, aliados y socios.

El pueblo norteamericano tiene en España un amigo europeo. Los Estados Unidos tienen en España un aliado sólido, fuerte y responsable. Sigamos trabajando juntos por la democracia y la libertad.
Muchas gracias.»





(EL CORTIJO DIGITAL, 3 de febrero de 2004)
(PERIODISTA DIGITAL, 3 de febrero de 2004)
(ESTRELLA DIGITAL, 4 de febrero de 2004)
(MADRID PRESS, 5 de febrero de 2004)


La pelota vasca, Julio Medem y la equidistancia

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


Julio Medem, «el equidistante», anunció ayer que "después de haber vivido un infierno, ha decidido abandonar la realidad y volver a la ficción". Me cachis en la mar. El protagonista indiscutible en la gala de los XVIII premios Goya que otorga la Academia de las Artes y las Ciencias cinematográficas de España -ampuloso y clónico título tras el que se atrinchera la subvención, el despilfarro y el sectarismo del muy progresista cine español- abandona el comprometido género documental y nos deja huérfanos de luz, perdidos a nuestra suerte.

Aunque no es de extrañar, porque actitudes tan heroicas como la suya no pueden pervivir eternamente. Sería demasiado, incluso para Medem, después de haber sufrido tan largo calvario para sacar adelante su última creación, “La pelota vasca”, sobre la que tan injustamente ha gravitado la incomprensión, cuando no la crítica y hasta el rechazo de la mayoría de las fuerzas españolistas, intransigentes e insolidarias con los asesinos etarras y con sus cómplices. Como recordó Mercedes Sampietro, presidenta de la Academia del Cine, estas actitudes -sin duda fascistas- constituyen un intolerable atropello a un bien de primera necesidad como es la libertad de expresión, mientras reafirmaba su “rechazo absoluto a cualquier forma de censura a las obras de creación” y pedía “sentido del humor” a la sociedad española para encajar los hechos.

Premiados y premiadas, insistieron en su apoyo al mártir “equidistante”, mientras un galardonado -de cuyo nombre no quiero acordarme- ofrecía su premio a tan inocente víctima en aras de la libertad de expresión de un cine -el español se entiende- “que nos conmueve, nos emociona, nos divierte y que nos muestra su profundo compromiso con la realidad”.

Además de cobarde, brutal y siniestro, resulta de un cinismo infinito que al amparo de la libertad de expresión los que tiran la piedra -o quienes les apoyan, comprenden o justifican- además de esconder la mano, se pongan también la venda y hasta traten de tapar la boca a las víctimas del descalabro, acusándoles de intolerantes, sin voluntad de diálogo, ni sentido del humor ante el dolor y la sangre derramada.

La neutralidad ante el terror -la equidistancia de Medem- es una perversión y una infamia, aunque los políticos presentes -Pilar del Castillo, José Bono y Luis Alberto de Cuenca- guardaran un elocuente silencio en el Palacio de Congresos. Porque no se puede poner en el fiel de la balanza a las víctimas y a sus verdugos, a las personas y a las alimañas.

[Ver publicación en COLUMNISTAS - PERIODISTA DIGITAL]
[Ver publicación en ESTRELLA DIGITAL]
[Ver publicación en EL VIGÍA - MADRID PRESS]

NOTICIAS RELACIONADAS:
(03/02/2004) [ABC - Alfonso Ussía - Gentecilla]
(01/02/2004) [ABC - Cartas al Director - Por qué no veo la película de Medem]