EL CORTIJO DIGITAL
http://hoyodemanzanares.blogspot.com





©EL CORTIJO DIGITAL

Periódico digital de la zona noroeste de la Comunidad de Madrid. Información general, articulos, opinión y actualidad municipal de Hoyo de Manzanares


This page is powered by Blogger. Isn't yours?
 
(EL CORTIJO DIGITAL, 28 de enero de 2004)

EDITORIAL

Agradecimiento



EL CORTIJO DIGITAL tiene la satisfacción de informar a todos sus lectores que ya está disponible en sus páginas el texto íntegro de las actas de todos los plenos municipales celebrados por la Corporación municipal de Hoyo de Manzanares desde el comienzo de la actual legislatura. Esta información se encuentra en la nueva sección "Actas de Plenos municipales y Comisiones de Gobierno".

Esto ha sido posible gracias a las facilidades que hemos recibido por parte del alcalde de Hoyo de Manzanares, Fernando Esteban, quien nos ha facilitado las actas de los plenos para que las podamos ofrecer a todos los vecinos de Hoyo, y lectores en general.

Expresamos nuestro agradecimiento al alcalde y confiamos en poder seguir ofreciendo este servicio en la medida en que se nos sigan facilitando las actas sucesivas que, puntualmente, se incluirán en nuestras páginas.

Asimismo, cuando podamos disponer de las actas de las Comisiones de Gobierno -cuya disponibilidad está pendiente de la autorización por la Alcaldía- también se incluirán en EL CORTIJO DIGITAL.

elcortijo@hoyomanzanares.net





(EL CORTIJO DIGITAL, 26 de enero de 2004)

EDITORIAL

Dimite Matilde Tenorio, concejal de IU en Hoyo de Manzanares



Matilde Tenorio, portavoz y concejal de IU en el ayuntamiento de Hoyo de Manzanares, ha comunicado su dimisión como concejal al alcalde de la localidad, el socialista Fernando Esteban. La dimisión oficial de Tenorio tendrá lugar durante el pleno ordinario que celebrará la Corporación municipal el próximo jueves, 29 de enero.

En declaraciones a EL CORTIJO DIGITAL la concejal de Izquierda Unida, a quien sustituirá el número dos de su lista José Ramón Mendoza, argumenta su decisión en motivos profesionales y en un cierto hastío por la situación política por la que atraviesa el municipio. Según nos explica, tras recibir una oferta profesional tan atractiva para ella como volver al ejercicio de la docencia, ha tenido que replantearse su actividad pública y laboral decidiéndose, finalmente, por aceptarla aunque la plena dedicación que exige su nueva ocupación laboral conlleve, necesariamente, su alejamiento de la primera fila de la acción política.

A pesar de ello, a nadie se le oculta que a esta decisión pueden haber contribuido decisivamente las profundas disensiones que ha mantenido durante los últimos meses con sus anteriores socios de Gobierno, PSOE y HST -especialmente con el actual alcalde, Fernando Esteban- a cuenta, entre otros asuntos, de su aspiración a continuar al frente de la concejalía de Educación, pugna que se saldó con la salida de IU del pacto de Gobierno -que otorgó a Esteban la alcaldia- y su pase a la oposición, junto a los concejales del PP.

También son sobradamente conocidas las opuestas e irreconciliables posturas políticas que como Partido Independiente de Hoyo de Manzanares mantenemos con la Agrupación local de Izquierda Unida. Y con IU en general. Pero por encima de ideologias y de sectarismos de partido, creemos que durante todo el tiempo que ha estado al frente de IU, Matilde Tenorio siempre ha destacado por su trayectoria de trabajadora infatigable, lealtad a su partido, presencia de ánimo y espíritu "combativo", sin arredrarse jamás ante las dificultades, buscando en todo momento lo que en su opinión -y la de su partido- era lo mejor para Hoyo de Manzanares.

Sirvan estas palabras como cariñosa "despedida" a nuestro mayor adversario político, y sin embargo amigo. Sin duda, con la marcha de Matilde Tenorio, la Corporación municipal de Hoyo de Manzanares pierde uno de sus mejores activos.





(EL CORTIJO DIGITAL, 25 de enero de 2004)
(EL VIGÍA - MADRID PRESS, 25 de enero de 2004)
(PERIODISTA DIGITAL, 26 de enero de 2004)
(ESTRELLA DIGITAL, 27 de enero de 2004)


Los galgos y los podencos

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


El comandante de la Guardia Civil Gonzalo Pérez García se debate entre la vida y la muerte tras ser tiroteado en la aldea iraquí de Al-Shofa. Otro servidor de la sociedad y del Estado ha vuelto a derramar su sangre en cumplimiento de la alta misión que la Constitución le encomienda a nuestras Fuerzas Armadas, siempre al servicio de los altos intereses de la Patria y a las órdenes del Gobierno, como garantes de nuestras libertades, seguridad y democracia.

Sin embargo tan tristes acontecimientos ponen de manifiesto, una vez más, la desmesura y los intereses sectarios que dominan la vida política española. En una moderna versión de la fábula de los galgos y los podencos, medios oficiales se han apresurado a presentar los sucesos como consecuencia de un acto terrorista perpetrado por "un grupo terrorista que realiza permanentemente atentados y sabotajes contra las fuerzas de la coalición" -según aseguraba en Ronda Federico Trillo-, como queriendo así justificar el desgraciado "incidente", mientras que para el comandante de la policía de Diwaniya, general Salam Jumaa, la autoría es obra de "bandas de criminales comunes y salteadores de carreteras".

Mientras tanto, en un formidable despliegue político-mediático innecesario -o tal vez contraproducente- ministros, secretarios de Estado y directores generales comparecen ante los medios, hablan mucho, van y vienen, y hasta el señor López Valdivieso -político y paisano, director general de la Guardia Civil- se presenta ante la prensa y la televisión vestido con un tres cuartos reglamentario de la Benemérita, aunque off the record reitere que él no es partidario de la presencia de sus hombres en Iraq. Y como ruido de fondo, un congreso de guardias civiles, su desmilitarización -que propone Zapatero-, y el ruin discurso de Llamazares que, como siempre, aprovecha la ocasión para sacar tajada política del suceso.

En bien de todos, ya es hora de afrontar la realidad. Como decía Carl von Clausewitz "la guerra es la continuación de la política por otros medios". En ese sentido -y no en otro- están nuestras tropas en Iraq. José María Aznar tiene razón cuando afirma que la contribución de nuestras Fuerzas Armadas es vital para lograr un mundo más estable, más seguro y más libre. Y para garantizar la paz y la seguridad internacionales. Por todo ello, ahora más que nunca se impone la solidaridad con nuestras Fuerzas Armadas, cuya abnegada y heroica labor merece todo nuestro apoyo, respeto y agradecimiento. Pero también es preciso asumir que estamos en guerra. Y que, desgraciadamente, habrá más sangre española derramada en tan lejanas tierras.

[Ver publicación en EL VIGÍA - MADRID PRESS]
[Ver publicación en COLUMNISTAS - PERIODISTA DIGITAL]
[Ver publicación en ESTRELLA DIGITAL]





(EL CORTIJO DIGITAL, 21 de enero de 2004)
(ESTRELLA DIGITAL, 21 de enero de 2004)
(PERIODISTA DIGITAL, 22 de enero de 2004)
(MADRID PRESS, 22 de enero de 2004)


El striptease de los santos inocentes

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


Ya advierte el refrán que no se debe desnudar a un santo para vestir a otro. Y mucho menos si éste no está desnudo, y al que se despoja de sus ropas es el más humilde, el más indefenso y el más tonto de los dos. Si además el encargado del guardarropa -el párroco del refrán- no actúaa guiado por beatíficos intereses litúrgicos y de su feligresíaa, sino con ánimo de lucro o promoción personal, el striptease de los santos se convierte en un expolio de tomo y lomo.

Viene esta metáfora a cuento de los agravios que se han cometido con numerosos pueblos de la sierra norte de la Comunidad de Madrid, que han pagado con el subdesarrollo social y económico las demandas de calidad de vida de Madrid, capital del reino. Unos han servido de pulmón a los madrileños; otros han asegurado el suministro de agua y energía a la capital, y algunos más les han proporcionado áreas de esparcimiento y recreo. Y todos han sido inmolados a la mayor gloria de los políticos de turno, que tuvieron la brillante y democrática idea de transformar por Decreto-Ley la totalidad de sus términos municipales en Parques Regionales y, de rebote, convertirlos en magníficos caldos de cultivo de larvadas maniobras de especulación urbanística, para beneficio de unos cuantos avisados.

A cambio de la generosidad indefensa de estos municipios -y de la ineptitud o la avaricia de muchos de sus alcaldes- hoy disfrutan de espectaculares carencias de infraestructuras y servicios esenciales, con décadas de retraso respecto de otros municipios limítrofes que, menos afortunados por la naturaleza -o con mejores y más honrados regidores-, han podido, y han sabido ponerse a salvo de los incontables beneficios que les hubiera otorgado la condición de Parque Regional, lo que les ha permitido generar riqueza, empleo y crecimiento económico.

El paisaje y la vida cotidiana en estos pueblos, tan afortunados por la naturaleza como escasos en servicios, infraestructuras, oportunidades y empleo, recuerda el quehacer caciquil de tantos señoritos latifundistas -que tan bien describieran Berlanga o Camus en "La escopeta nacional" y en "Los santos inocentes"- con su tropa de caciques ambidextros, políticos de medio pelo y ecolojetas diversos que, instalados en el siglo XIX, recurren cansinamente al encanto de lo rural y al tópico de la calidad de vida -pensando sin duda en la que disfrutan ellos- como coartadas infalibles en defensa de sus privilegios e intereses, mientras que en un alarde de estupidez y egoísmo abominan de los municipios que sí han sabido defender los derechos de sus vecinos, haciendo posible que el disfrute de la naturaleza y el cuidado del medio ambiente sean compatibles con el derecho al trabajo, la vivienda o la educación, promoviendo el desarrollo social y económico de sus pueblos.

[Ver publicación en ESTRELLA DIGITAL]
[Ver publicación en COLUMNISTAS - PERIODISTA DIGITAL]
[Ver publicación en EL VIGÍA - MADRID PRESS]

NOTICIAS RELACIONADAS:
(24/11/2004) [¿Alcaldes o sátrapas?]
(03/11/2003) [Ohio de Manzanares]
(03/07/2003) [Calidad de vida]
(26/03/2003) [Apropiaciones de suelo público en La Berzosa]
(11/02/2003) [El cortijo]




(EL CORTIJO DIGITAL, 8 de enero de 2004)
(PERIODISTA DIGITAL, 9 de enero de 2004)
(MADRID PRESS, 9 de enero de 2004)
(ESTRELLA DIGITAL, 12 de enero de 2004)


De carrefoures y prycas

(*) ANTONIO CABRERA SALAMANCA


En estos días de euforia consumista es cuando más quedan con el culo al aire ciertos hipermercados -o grandes superficies- como algunos denominan a estos centros comerciales como si fueran las estepas rusas o los llanos de La Mancha.

Según nos dicen, el éxito de estos centros reside en la amplitud de su oferta, la relación calidad/precio de sus productos y el servicio que ofrecen a sus clientes. Sin analizar ahora los dos primeros aspectos, el servicio y la atención en ciertos "hiper", y muy en particular en algunos de origen francés, cuyo nombre empieza por Carre y termina por four -antes llamados Prycas- alcanzan las más altas cotas de la mediocridad y el abandono.

No sé si será consecuencia de insatisfacciones laborales, de contratos precarios, o simplemente, producto de la ineptitud de su departamento de recursos humanos, pero lo cierto es que en las pocas secciones donde no hay autoservicio, la atención que nos prestan resulta escandalosamente deficiente.

Por ejemplo, si tras un ejercicio circense en busca del respectivo "vendedor" tiene Ud. la fortuna de encontrarle, no pierda el tiempo preguntándole -si es que está en la sección de librería-, por determinado autor, por muy conocido que sea. No indague en la sección de informática sobre las características de cierto ordenador, o de determinado software y, desde luego, ni se le ocurra que le aclaren algo en la jungla de las secciones de audio, televisión o video.

Le tratarán como si fuera un extraterrestre. No solo no sabrán responder a sus tímidas preguntas, sino que le mirarán como dicen que las vacas ven pasar el tren. Con más indiferencia que asombro, porque estos "vendedores" parecen tener muy claro que a sus centros los clientes van, compulsivamente, a comprar. Y que si uno no compra, ya comprará el siguiente. Por eso no tienen la obligación de vender. O sea, que no están allí para informar, aclarar o atender a los clientes. Como creen a pies juntillas en el pronombre reflexivo, suponen que es el propio comprador el que debe informarse, aclararse y atenderse. Y que después, el susodicho, tendrá la maestría suficiente como para localizarles -tarea a veces agotadora- y hasta para animarles a que les cobren el importe de su compra. Así las cosas, el consumidor no compulsivo se marcha iracundo, acordándose de la madre de todas las grandes superficies y con mucha nostalgia de la pequeña tienda que había en su barrio. O del Corte Inglés.

Lo de la Caja Central en alguno de estos carrefoures -como en el de Las Rozas- es otro poema épico. Imagínense la situación. Compras de Reyes. Carro lleno. Cajera que se confunde -quizás sean las mejores y más sacrificadas trabajadoras de estos centros- y te cobra un artículo doce veces. Lo detectas en el ticket y lo reclamas. Como ya te ha cobrado, se comunica con la Caja Central y les explica su error. Tras la correspondiente cola, tirando del carro llegas a la ventanilla. En una mano el ticket de compra, en la otra el producto "repetido", y en la boca la tarjeta de cr?dito. Y justo al frente, tras la ventanilla -a la defensiva y con cara de muy pocos amigos-, te acecha una señorita, rubia por más señas.

Educadamente le reiteras el error -te han cobrado casi 200 euros de más- como ya le ha explicado por el telefonillo su compañera, mientras le muestras el ticket con la anotación que ha manuscrito la cajera. Es lo mismo. Comienza una larga letanía de preguntas estúpidas sobre las botellas de leche, las botellas de sidra y los paquetes de arroz que llevas en el carro. Te acorrala. Te interroga como si fuera un miembro de la Gestapo. ¿Y cuántos yogures lleva?, insiste implacable. Te sientes impotente. No sabes qué más hacer para demostrarle que es verdad, que su compañera se ha equivocado. Te revoluciona el carro; te atormenta. Te cabreas. Solo entonces -aunque sin el menor amago de disculpa y con frialdad anglosajona-, te hace el favor de devolverte el importe de lo que indebidamente te han cobrado. Claro que el tiempo perdido y el berrinche -que también son tuyos-, ni aunque se lo pidas a los Reyes Magos los recuperas

[Ver publicación en COLUMNISTAS - PERIODISTA DIGITAL]
[Ver publicación en MADRID PRESS]
[Ver publicación en ESTRELLA DIGITAL]