EL CORTIJO DIGITAL
http://hoyodemanzanares.blogspot.com





©EL CORTIJO DIGITAL

Periódico digital de la zona noroeste de la Comunidad de Madrid. Información general, articulos, opinión y actualidad municipal de Hoyo de Manzanares


This page is powered by Blogger. Isn't yours?
 
(El Semanal Digital, 31 de mayo de 2002)

EL «mitin» de IU


ANTONIO CABRERA SALAMANCA (*)


Aunque mis planteamientos políticos están muy lejos de las posiciones de la «izquierda transformadora», cuando recibí en mi domicilio una carta de la Asamblea de IU de Hoyo de Manzanares invitándome , "a que participes con nosotros a evaluar el trabajo de esta legislatura y a definir conjuntamente las líneas del futuro (...) donde ofreceremos una visión del presente y del futuro de Hoyo de Manzanares, para contrastarla y extraer las líneas de nuestro compromiso", no dudé en aceptar tan amable, y enigmático ofrecimiento, y me presenté, a la hora señalada, en el Centro de Cultura, donde se iba a celebrar el «evento».

Naturalmente que mi invitación no era un caso aislado -o un error-, puesto que la convocatoria se había difundido ampliamente a través de la prensa local, y la carta que yo recibí, se había buzoneado también por todo el pueblo, con el auxilio -según me cuentan- del servicio de Correos.

Antes de entrar en más detalles, debo decir que, fuera del periodo y de las condiciones que determina la Ley Electoral, me parece del todo improcedente -e ilegal- utilizar unos locales y unos medios públicos, como son los del Centro de Cultura, para celebrar un acto político -y como tal partidista- en beneficio de unas determinadas siglas aunque se argumente, como excusa irrefutable, que fue un acto "abierto" a todo el mundo. ¡Faltaría más!

Por la misma razón, cualquier entidad, pública o privada, asociación vecinal, comunidad de vecinos, o peña del pueblo podría 'okupar' los locales públicos -los del Centro de Cultura u otros cualesquiera- cuando lo necesitaran para desarrollar sus reuniones o actividades, tan lícitas, al menos, como las de Izquierda Unida. Por el contrario, parece razonable pensar que los organismos públicos (al menos en un estado no totalitario), tienen otras funciones bien distintas que las de servir a los intereses del Partido.

Pese al gran esfuerzo publicitario, a la reunión solo asistieron unas 20 personas. Nada que destacar sobre lo anticipado en la propaganda del acto. Más de lo mismo: capital importancia de la «izquierda transformadora». Para contrarrestar su evidente falta de respaldo en las urnas - y el hecho de que IU tenga un solo concejal en el gobierno municipal-, la agrupación comunista propone, sibilinamente, utilizar a la ciudadanía como ariete, para que ésta haga lo que IU no hace -ni quiere hacer- en el Gobierno municipal.

Por eso pretende "potenciar la participación ciudadana, a todos los niveles; creando un movimiento ciudadano sólido y fuerte, que utilice la recogida de firmas y escritos de protesta al alcalde, hasta empapelar el Ayuntamiento, como mecanismo de presión para forzar del gobierno municipal los cambios que demandan nuestros vecinos". El viejo, y antidemocrático, discurso de siempre. Con la hilarante paradoja de que IU forma parte del Ejecutivo municipal (a lo mejor todavía no han caído en la cuenta). ¡Marxismo puro!, (de los hermanos Marx...).

Hubo, sin embargo, un par de anécdotas simpáticas. Al principio del acto, una militante explicó a los presentes cómo uno de los grandes logros de IU había sido la consecución del viaje de “hermanamiento” a La Grande Motte, al "lograr de Bruselas -ella, junto a José Luis- (supongo que se refería al alcalde) los fondos necesarios, y conseguir así que casi un centenar de vecinos viajaran a La Grande Motte".

Lo curioso vino después, en el turno de preguntas del público asistente, cuando otra militante propuso un profundo ejercicio crítico a la Asamblea sobre el asunto del viaje a La Grande Motte. O sea, que les puso, literalmente, a parir. Muy indignada, dijo, entre otras cosas: "les habéis regalado un viaje a esta gente"; "les habéis regalado muchos votos"; "lo habéis hecho peor que fatal"; "el Ayuntamiento lo ha hecho todo a espaldas del pueblo"; "cuando me reuní con el alcalde, nosotros eramos cuatro, y cuando planteo el asunto me dicen que aquello no era para asociaciones, que era para gente guay". "¡Todo muy vergonzoso!".

La portavoz de IU en el Ayuntamiento y única concejal de su grupo, Matilde Tenorio, no sabía qué decir. Con su gramática parda salió del paso como pudo, culpando absolutamente de todo al alcalde (o sea, a José Luis) "que lo había hecho todo a su imagen y semejanza", y que ellos solo habían participado al principio. Pero, desafortunadamente, se le olvidó decir quiénes de los suyos sí que fueron al dichoso viaje (y al cóctel en el Centro de Cultura hace unos días). Humor del absurdo.

Se armó cierto revuelo cuando otra asistente se quejó de la inactividad de IU frente a la presencia de las tres antenas de telefonía (todas ellas ilegales), que existen en Hoyo de Manzanares, y que afectan a una población equivalente de 3.500 vecinos y a la mayoría de los equipamientos del municipio, como el Salón Cultural, Círculo de Jubilados, Bibliotecas, Casa de la Cultura, Iglesia, polideportivo y piscina municipal, guarderías infantiles, colegio público e incluso el propio Ayuntamiento. Entonces tomó la palabra la presidenta del APA -la "apolítica" Sra. Bernardini- explicando que ella había remitido a José Luis una carta expresando los temores de la asociación, pero que no se la había hecho ni caso. Al insistir la vecina en su queja, Matilde Tenorio, sin inmutarse, dijo que "a ella le resulta muy complicado ejercer presión desde dentro del equipo de Gobierno" instando de nuevo a que "debía ser la ciudadanía la que se manifestara y forzara su desmantelamiento".
¡Toma coherencia y democracia de la "izquierda transformadora"!

(*) Antonio Cabrera es concejal del Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares.




(DIARIO del NOROESTE, 9 de mayo de 2002)
(El Semanal Digital, 10 de mayo de 2002)
(ESTRELLA DIGITAL, 13 de mayo de 2002)

«El Hermanamiento» de Hoyo de Manzanares


ANTONIO CABRERA SALAMANCA (*)


El pasado viernes acudí al Centro de Cultura de Hoyo de Manzanares. El Ayuntamiento había anunciado la proyección en la Sala de Exposiciones de "El Hermanamiento", reportaje videográfico del viaje de Semana Santa, según la propaganda del propio Consistorio.

Suponía que conforme a las contundentes declaraciones que nuestro alcalde, José Luis Gervás, había hecho a DIARIO del NOROESTE diciendo que "allí se había ido a trabajar", los organizadores explicarían los motivos del hermanamiento entre La Grande Motte y Hoyo de Manzanares, los actos celebrados, las acciones encaminadas a estrechar los lazos entre ambos municipios, los acuerdos, los convenios suscritos, etcétera. Sin embargo, lo que contemplé me resultó absolutamente pa-té-ti-co.

En la sala de exposiciones, aunque ocupada con una muestra fotográfica, se reunieron unas cuarenta personas. En uno de los extremos de la sala se colocó un televisor, y a su alrededor, de pie -pues no se habían habilitado asientos para lo yo suponía que iba a ser un acto "oficial"- se distribuyeron los asistentes, alcalde incluido. El "reportaje" era un video doméstico, en su mayoría sin sonido, en el que se veían unas imágenes, de pésima calidad, que nos mostraban unas calles, la fachada de un hotel y algunas escenas, lejanas, del mar. Podrían ser de la Grande Motte o de Villanueva del Arzobispo (si tuviera mar).

La práctica totalidad del reportaje transcurre entre entrañables escenas de los "hermanados" cortando un hermoso jamón (ibérico supongo) y disfrutando de su exquisito bouquet (de acuerdo con las unánimes expresiones de gozo de quienes lo degustaban) acompañado de un buen vino; o disfrutando de diferentes comidas "de trabajo" en diversos escenarios, con objeto, indudablemente, de reponer las maltrechas fuerzas de nuestros próceres, exhaustas, sin duda, después de tantas jornadas de intenso trabajo de hermanamiento -en las que, por cierto, no sabemos quienes participaron, ni cuáles fueron las ponencias presentadas, ni los objetivos alcanzados, debido, con toda probabilidad, al estricto protocolo, y a la obligada reserva que, inexcusablemente, debe acompañar a estos encuentros-, y de tantas mesas redondas e interminables debates y coloquios -no por desconocidos de los vecinos, menos agotadores- en bien de nuestros municipios, e incluso de ambos países y, por qué no decirlo, aún del progreso de la Unión Europea.

Las escenas me recordaban a esos tiernos videos de algunas bodas. Solo faltaba lo de "que se besen, que se besen" y subastar la corbata del alcalde. En uno de esos ágapes, también pudimos contemplar las habilidades como bailarín de nuestro regidor -quizás debiera llamarle, respetuosamente, CHM (Caudillo de Hoyo de Manzanares), y de su respetada esposa, lo que produjo sinceras muestras de regocijo entre todos los espectadores.

Como aval de que en este viaje no todo ha sido esparcimiento y espacios lúdicos, en las postrimerías del video pudimos constatar cómo un representante francés saluda a la delegación hoyense, así como nuestro alcalde (en un español impecable) le agradece las atenciones recibidas, expresando su ferviente deseo de que en la devolución de la visita a Hoyo "podamos estar a vuestra altura". También pudimos deleitarnos con unos breves fragmentos del castizo chotis "Madrid" que algunos miembros de nuestra delegación interpretaron ante nuestros hermanos grande-motenses.

Después del cerrado aplauso con el que los presentes despidieron el video reportaje, que tan gratos recuerdos les había evocado, en la misma sala de exposiciones se sirvió un frugal cóctel para que los asistentes pudieran seguir comentando, distendidamente, las incidencias de tan memorable viaje.

Para no perturbar con mi presencia la intimidad y el pícaro espíritu de complicidad de los protagonistas de las innumerables anécdotas acaecidas durante tan entrañables jornadas, calladamente abandoné la sala de exposiciones del Centro de Cultura.

Ante el carácter íntimo que se ha querido dar a este emotivo acto, y reconociendo mi pertinaz actitud de criticar las acertadas decisiones del insigne CHM (Caudillo de Hoyo de Manzanares), aún las más beneficiosas para nuestro pueblo -como este fecundo viaje, que ha servido de rúbrica a nuestro feliz hermanamiento con la Gran-de Motte-, estimo que tal vez hubiera sido más adecuado celebrarlo fuera de las dependencias municipales, y desde luego, sin ocupar la sala de exposiciones del Centro de Cultura (que actualmente alberga una muestra fotográfica) y, en todo caso, sin cargar al contribuyente con los gastos del cóctel que se sirvió en tan simpática reunión (aunque seguramente fueron mínimos, y quién sabe si sufragados por la UE), pero que, justo es reconocerlo, ha servido, exclusivamente, a unos muy concretos intereses particulares.

(*) Antonio Cabrera es concejal del Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares.